martes, 8 de agosto de 2017

Soy y Parezco

El camino del crecimiento personal ha sido mi pilar. Motivar a las personas a quererse, cuidarse, además de enseñarles, cómo lucir con esplendor toda su belleza interna y externa, ha sido una tarea que también llevo años aprendiéndola y llevándola a la práctica en mi propia vida. 

Desde que estoy en el mundo de la asesoría, me gusta cumplir con el refrán de "no solo ser (asesora integral), también parecer" (proyectar actitud y estilo). Es decir, que mi apariencia y comportamiento sean coherentes con mi profesión; que es la de ser un instrumento que le facilite a hombres y mujeres, conectar con su poder personal y su atractivo físico. 

En ésta oportunidad quiero revelar, cómo a veces caemos en la trampa de esconder lo que nos parece feo de nuestro cuerpo, cuando es muy probable que a los demás no les parezca un horror como nos puede parecer a nosotros. En el momento que nos relajemos y exhibamos lo que tanta vergüenza nos da, podremos experimentar una sensación de libertad inconmensurable.  

En las asesorías que imparto, les propongo a mis clientes hacer listas, de sus fortalezas y de sus debilidades, tanto emocionales, sociales, intelectuales como físicas. En lo que se refiere al último aspecto mencionado, éste consiste en escribir en una columna, las "debilidades" que consideran tienen en su físico, lo que no les gusta de su apariencia corporal. A partir de allí, inicia, según, lo más valorado de mis asesorías; aprenden cómo trabajar en lo que quieren mejorar (nivel de grasa corporal, apariencia de su piel, postura...) y cómo camuflar lo que para ellos es lo feo de su cuerpo y no se puede cambiar (estatura, forma de cuerpo, edad...).

Al terminar ésta sesión, comienzo a percibir un cambio de ánimo. Mágicamente sus rostros esbozan una lumínica sonrisa y su cuerpo exuda alegría y atractivo natural. Sé lo que se siente, hace mucho tiempo, yo también aprendí a camuflar mis "debilidades" sobre todo las físicas, esas que no se pueden cambiar. Sólo que a las mías les había dado una interpretación condenatoria: "secuelas espantosas de un pasado muy doloroso que provoca la lástima de la gente". Así que pensé que si los demás no se daban cuenta de cuáles eran esas secuelas y yo pudiera seguir escondiendo, lo que para mí era lo feo de mi cuerpo, estaría a salvo del rechazo o la lástima del mundo y por supuesto podía seguir destacando en el ámbito de la belleza y el estilo. Así cumpliría la premisa de "ser y parecer" 

El tiempo pasó y yo elegí aprovecharlo para aprender y crecer, hasta que finalmente me topé conmigo y al verme desde la humildad y el amor más grande, me acepté y me reconocí, incluyendo lo que no puedo cambiar de mi cuerpo. Hoy veo a mis "debilidades físicas" como evidencias de mi valentía y fuerza interior. Pese a los diagnósticos y comentarios externos que siempre escuché desde niña, pude cumplir mi deseo de desarrollar mi actividad profesional en lo que me apasiona; el deporte, la salud, la belleza, el estilo y la motivación. 

¡Hoy soy feliz con mi vida y mi cuerpo y es por eso que quiero celebrar mostrándome! Así que voy a ir publicando una serie de fotografías, donde por primera vez dejo al descubierto lo que nunca pensé sería capaz de mostrar en público. Cicatrices y deformidades que por loco que se lea, hoy las veo ¡bellas! 

Si se animan a mostrarse enteramente, se van a dar cuenta que eso que les parece horrible de su físico, al mundo no le importa, no se fija en eso. Al mundo de cada uno de ustedes, solo le importa la esencia de cada uno, su alegría contagiosa, su pasión. Las personas que los aman y a las que están de paso en sus vidas, prefieren contemplar sus talentos y capacidad para tocar corazones, que lidiar con sus complejos e inseguridades que no entienden. 

Amarnos hace que la vida nos abrace. ¡Atrevámonos a mostrar quiénes somos en realidad!  

Muestro mis piernas con cicatrices. Tengo prótesis en mis rodillas y en mis caderas. También soy una mujer libre, valiente, coherente, independiente y creo en mí. ¿Y ustedes? ¿Quién es cada uno de ustedes? ¿Quién eres?


















No hay comentarios:

Publicar un comentario