martes, 31 de marzo de 2015

La tarea del lider productivo

El tono de voz es sin dudas un aliado, que utilizado inteligentemente, es una invitación constante y aceptada por los compañeros a ser escuchado. Incluir una expresión facial afable en la práctica diaria de la comunicación con los demás,  es la forma más rápida de obtener lo que se requiere del equipo de trabajo. Lo primero que se espera de ellos, es que sepan escuchar.

La escucha activa  en este caso, se relaciona con el interés que tenga el grupo para entender el planteamiento que están recibiendo, como un aporte de ideas que contribuya a la obtención de objetivos. Al final del día son los mismos para todos. Dejar de mirarse como individuos y pasar a ser uno como equipo, es comenzar a pensar  corporativamente. 

Imposible que en el ámbito laboral se logre el éxito de forma independiente. Este se consigue con la participación de todos. Poder gozar del gran incentivo que proporciona el éxito, dependerá de la ética, valores y nivel de crecimiento personal que posean la mayoría de los involucrados.

Llevar a la práctica éste tipo de sugerencias es un verdadero reto, más si el entorno muestra cierta hostilidad o inconformidad. He allí la importancia de actuar a conciencia, manteniendo el enfoque en lo que se quiere. Además de cumplir con las obligaciones pertinentes al cargo, propiciar un clima alentador, hará más productiva la jornada laboral.

La comunicación efectiva se logra cuando el mensaje es entendido como el emisor precisa. Esto ocurrirá, si el que comunica tiene claro, cuál es la respuesta específica que busca obtener y en función a eso, va a utilizar de forma consciente y estratégica, su lenguaje, su tono y volumen de voz, sus gestos, su postura corporal y su imagen personal. ¿El resultado? Que sin mucho esfuerzo, los oyentes le brindarán toda su atención y disposición para el dialogo.

Generar un intercambio de ideas y opiniones, dentro de un ambiente de cordialidad, respeto y validación mutua, es lo único que se requiere para cumplir con las metas planteadas por una organización. Entiéndase como empresa, sociedad, familia o pareja, donde cada integrante debe tener bien claro cuál es su rol dentro de dicha organización.

Mantener la comunicación efectiva en los sitios de trabajo es crucial. Lograrlo pasa por entender, que un profesional exitoso es organizado, empático, respetuoso, moderado, ubicado, de apariencia impecable y está siempre dispuesto a integrar y valorar a su equipo o compañeros de trabajo. Tiene muy claro que individualmente no podrá alcanzar sus objetivos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada