jueves, 22 de enero de 2015

Capítulo 1. El inicio.

Fotografía: Oliver Herrera Alemán @OHAfoto
Desde hoy y por un tiempo, mis artículos no tendrán el fin pedagógico que habían tenido hasta ahora o tal vez si. Eso lo decidirán ustedes. Para mi será un ejercicio que contribuirá a disminuir mi timidez en lo que se refiere a compartir por ésta vía, aspectos o vivencias personales. Lo que escriba de aquí en adelante es el resultado de haber escuchado atentamente las sugerencias sobre cuáles de mis vivencias propias, debería "porque si" hacer públicas en las redes. Según, ésto que vivo y viviré ¡Lo tengo que compartir!

En ésta oportunidad obedezco a un ser que aprecio infinitamente y además siento orgullo por la forma en que le ha dado continuidad al trabajo integral que llevó a cabo conmigo. La sugerencia imperativa que me regaló Antonieta Saud, fue que llevara desde hoy, una especie de diario de lo que hasta ahora transcurre en mi cotidianidad y en lo que se vislumbra para gran parte del año. Que además está muy relacionado con el desparpajo natural con el que decidí tomar los bien ponderados propósitos para el nuevo año.

Culminando el año, todos, incluyendo los medios de comunicación, están inmersos en la vorágine de recomendaciones acerca de la lista escrita que se debe hacer, antes de que inicie el nuevo año, de todos los "propósitos" que se desean cumplir en el transcurso de venidero año.

Pues bien, guiada por una extraña quietud mental y emocional que no suelo experimentar los fines de año, por ser una persona apasionada, frenética por los planes, proyectos, cumplir fechas y demás... Decidí entregarme a la paz de no tener expectativas, a CONECTAR solo con la idea matriz de lo que deseo para mí, personal, profesionalmente y por lo que he trabajado en los últimos años. Esta vez sin la indagación de ¡qué mas HACER! mas bien me dije "¡ya he hecho bastante!" Esta vez mi entusiasmo lo quise enfocar en lo que para mí tuviera relación con el "SOLTAR", permitirme solo ESTAR desde la apertura a RECIBIR.

Los que me leen saben que la coherencia que ejerzo como una religión, está relacionada con mi creencia, además comprobada, de que nuestro exterior (relaciones, salud, economía, clientes, jefes, parejas, vivienda, etc) es una manifestación de nuestro interior. Así que si nuestro DESEO matriz es ser mejores personas, para atraer mejores situaciones de vida o lo que algunos entienden por SER FELIZ, quiere decir que lo que recibimos de la vida, es lo que necesitamos para avanzar, evolucionar, sanar y aprender a sentirnos merecedores genuinos de la vida con la que soñamos y además saber ir por ella!

Hilado a esto; a mi forma de ver la vida, a mi reciente y único propósito para el año nuevo, que es el no tener propósitos desde el HACER, solo desde el SOLTAR y RECIBIR de brazos abiertos, sin peros ni miedos insuperables. Será de lo que leerán en mis siguientes publicaciones. Les contaré qué me está pasando internamente a raíz de conocer lo que viviré en los próximos meses.

TODOIMPORTA en esta vida !!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada