viernes, 19 de septiembre de 2014

Soltar y dejar ir...

Una mente en expansión está dispuesta a crear nuevas y mejores realidades, no le abandona nunca el deseo por aprender, continua avanzando hasta lograr definir claramente lo que hoy, quiere ser

Esta forma de vida resultaría más sencilla de practicar, si con cada despertar se tomara la decisión de soltar y dejar ir toda creencia de imposibilidad, de falta de merecimiento, de culpa y de cualquier otro pensamiento castigador, que conecte con malos recuerdos de vivencias dolorosas. 

El coste es muy alto si se elije continuar aferrado al rencor, a la insatisfacción, a la justificación de los errores cometidos...  Parte de las consecuencias, es que mantendrá muy lejos a los gloriosos sentimientos de perdón, de logro, de fe, tan necesarios para aprender a ver la vida con ojos de lo posible y hacerlo tangible.

Fui un alma atormentada dentro de un cuerpo enfermo y hoy en libertad, comparto con los que les interese leerme, que fue gracias a mi férrea disposición para entender, que mi cuerpo sanaría soltando y dejando ir... y en el proceso, mi mundo espiritual, personal y material, también comenzó a fluir de forma incesante.

Confía y atrévete a ser feliz que el mundo espera por ti y tus seres amados, necesitan un referente para ellos lograrlo también.

Suelta y deja ir...




1 comentario: